Detección de precoz del VIH

Los laboratorios ViiV Healthcare y Gilead Sciencie renuevan sus convenios de colaboración con el Comité Antisida de Extremadura

Los laboratorios ViiV Healthcare y Gilead han renovado los respectivos acuerdo de colaboración para la realización de tests rápidos de VIH con el objetivo de disminuir el diagnóstico tardío de la infección por VIH y sífilis entre la población extremeña.

Los laboratorios ViiV Healthcare y Gilead destinan 11.000 euros al programa “Detección de precoz del VIH y sífilis en Extremadura” que desarrolla el Comité Antisida de Extremadura (CAEX).

El Comité Antisida de Extremadura (CAEX) renueva sus convenios de colaboración con los Laboratorios Gilead y ViiV Healthcare para la realización de tests rápidos de VIH enmarcado en el programa deDetección de precoz del VIH y sífilis en Extremadura”. Los acuerdos, que pretenden unir esfuerzos para disminuir el diagnóstico tardío de la infección por VIH, han sido suscritos por Carmen María Rio en representación de Gilead, Ricardo Moreno y Felipe Rodríguez en representación de ViiV Healthcare y por Santiago Pérez como presidente de CAEX.

El objetivo principal que persigue esta colaboración con ambas entidades es disminuir el numero de personas con infección no diagnosticada, normalizando en todo momento las pruebas rápidas, mediante la supresión de barreras que impidan su realización dando apoyo posterior, tanto en caso de infección positiva como negativa.

Para llevar a cabo el programa de “Detección precoz del VIH y sífilis en Extremadura”, los laboratorios han contribuido con el CAEX con un importe de 11.000 euros para el desarrollo del programa, 5.000 euros por parte de ViiV Healthcare y 6.000 euros por parte de Gilead.

De esta manera, CAEX pone a disposición del ciudadano el personal adecuado. El interesado estará acompañado en todo momento de un psicólogo y del sanitario que realizará la prueba y aportará información y educación sanitaria.

La principal característica del servicio es que combina la privacidad, confidencialidad, gratuidad e inmediatez de la prueba rápida. Se denomina “prueba rápida” por el escaso tiempo en el que se obtienen los resultados, unos 15 minutos aproximadamente. En concreto existen dos tipos de prueba, la que se realiza con una extracción de sangre capilar o mediante un frotis de saliva, en ambos casos el procedimiento es rápido e indoloro.

El fin de la realización de la prueba rápida es la detección de los posibles anticuerpos frente al virus VIH. Con la incorporación de las pruebas de cuarta generación, es posible detectar en la misma muestra de sangre, dichos anticuerpos, así como también otro componente como el antígeno P24 del propio virus.

Mediante las pruebas realizadas, si el resultado es negativo, la tasa de seguridad es 100% fiable, siempre que no coincida con el periodo ventana. Mientras que si el resultado es positivo, es necesario hacer otra prueba de confirmación, puesto que la fiabilidad gira entorno a un 99,7% en prueba mediante sangre capilar; y un 99,3% en el cribado mediante fluido oral.

Desde CAEX ofrecemos este servicio en nuestra sede de Cáceres en la calle Maluquer nº10, 1ºD, en horario de 9:30 a 14:15h o de 17:30 a 20:15h. También puedes llamar para concertar cita al número 927 226 143.

 

Prevenir el VIH:

Las personas con infección por VIH que desconocen su estado serológico tienen más prácticas sexuales de riesgo que las que han sido diagnosticadas, siendo la tasa de transmisión del VIH 3,5 veces mayor entre los que desconocen su estado serológico que entre los ya diagnosticados.
Algunos estudios indican que entre un 25% y un 30% de las personas con VIH desconocen su estatus serológico y que éstos son responsables del 54% de las nuevas infecciones, siendo casi la mitad de las personas con VIH las que no se ha hecho el test previamente por no considerarse en riesgo y un 35% porque su médico no se lo ha propuesto nunca.

El diagnóstico precoz de la infección por VIH reduce la morbilidad y la mortalidad de los pacientes. Las personas con infección por VIH que desconocen su situación no pueden beneficiarse del tratamiento antirretroviral precoz, y por lo tanto tienen mayor riesgo de desarrollar sida. Además, el coste del tratamiento y cuidado de estos enfermos con diagnóstico tardío es superior a los que se diagnostican precozmente y su pronóstico es peor.

Por todo ello, resulta evidente la relevancia de reducir el número de personas con VIH sin diagnosticar, sin vulnerar el derecho a la confidencialidad y la voluntariedad de la prueba