Evolución

¿CÓMO EVOLUCIONA LA INFECCIÓN POR VIH?

Todo comienza con la aparición o existencia de un virus denominado VIH; se produce una transmisión mediante una práctica de riesgo y la persona pasa a ser un portador asintomático que es lo mismo que persona seropositiva y no equivale a ” tener Sida”, es una persona infectada.


Un portador es una persona infectada por el VIH que puede transmitir la infección, es decir, es capaz de infectar. Asintomático se refiere a tener una infección sin síntomas, la persona parece sana y se encuentra bien; al igual que un portador es capaz de infectar.


La persona puede estar años en esta situación de asintomatía sin saberlo; un portador asintomático que lleve una vida sana, puede conseguir retrasar el desarrollo de la enfermedad.


El virus destruye o bloquea las defensas del organismo facilitando el desarrollo de infecciones oportunistas y tumores. Llegados a este punto la enfermedad puede tener o desembocar en tres vertientes:


  • Una; que la persona permanezca como portador asintomático.
  • Dos; que la persona presente síntomas menores.
  • Y tres; que la persona pase a estar en la fase Sida ( “terminal”).


Cuando un portador o seropositivo presenta una infección “oportunista” se le considera enfermo de sida. El enfermo de sida fallece de infecciones oportunistas y enfermedades asociadas: tuberculosis, neumonías, todo tipo de infecciones y algunos tumores.


Hoy en día con todos los avances y adelantos con respecto a esta enfermedad, una persona puede pasar de estar en la fase Sida a ser un portador asintomático.